El Valencia CF ya es centenario. Y en su día me veo casi en la obligación, por «sentiment», de dedicarles unas palabras al que ha sido un estilo de vida para mí. Porque el Valencia no es solo un escudo, no es solo un club, al Valencia lo definen unas cosas que hacen de él mi forma de entender la vida.

Entendí desde el primer momento en el que conscientemente pisé Mestalla, cuáles eran los valores de este club. Luchar y luchar, sufrir y sufrir, para ganar y ganar. Eso es, en pocas palabras, el Valencia CF. Y así lo entiendo yo. Ya caló en mí esta pasión cuando mi padre en un descanso me dejó gatear sobre el verde de Mestalla. Ahí entré en contacto directo con el sentimiento que hasta hoy me ha acompañado.

Pese a vivir los grandes títulos de inicios de siglo, el primer gran recuerdo de un título fue en 2008. Con apenas 10 años, en el sofá de casa todo estábamos frente a la pantalla para ver la final de la Copa del Rey. Como siempre, con sufrimiento, pero con una gran alegría final. Mis rodillas chocaron con el suelo con el pitido final, y el júbilo invadía mi cuerpo para seguir amando a mi VCF.

Un único título que recuerdo en mi memoria. Pero, con la seguridad que llegaran muchos más. Porque un equipo le lucha y sufre como el VCF está predestinado a ganar títulos. Pero, y aunque no los ganase, nadie haría que mis sentimientos hacia el murciélago cambiasen. Porque yo entiendo la vida de la misma manera que el VCF, que luchando y sufriendo se pueuden alcanzar grandes metas. Y eso, nunca puede cambiar.

Es por esa forma de vida que a día de hoy puedo dar los pequeños pasos en el mundo que me gusta, el periodismo. Y es por eso que allá donde voy hago uso de estos valores para demostrar hasta dónde puedo llegar. Porque entiendo, y sé, que así es como podré llegar lejos, como podré demostrar de lo que soy capaz. Pero, sin lucharlo, entonces sería imposible.

Hoy en día, y más con la temporada que estamos viviendo, se hacen evidentes estos valores. Entonces, hoy en día, es cuando mejor se puede entender mi locura para con este escudo. Y, pese a ser crítico con el equipo cuando así lo merece, pues esa es también mi labor, lo cierto es que eso no quita, ni quitará nunca, que lucha, sufrir y ganar o perder (no importa el resultado si el camino es el correcto) sean siempre las cosas que me unan y me vinculen directamente con este «sentiment».

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar