Facundo Roncaglia, Gabriel Paulista y Mouctar Diakhaby tienen algo en común: todos han rendido a su mejor nivel al lado de Ezequiel Garay. El central rosarino vive un momento dulce en el Valencia y la prueba fehaciente de ello es la optimización del rendimiento de todas sus parejas en el eje de la zaga.

El conjunto de Mestalla es el segundo que menos encaja de Primera División, la baja cifra de 20 tantos en contra no son fruto de la casualidad atendiendo al trabajo defensivo realizado por Marcelino desde su llegada. Parte de culpa en el inmaculado desempeño atrás lo tiene, también, la estabilidad que el argentino le está dando al equipo.

El mejor Garay ha llegado cuando más falta hacía. Con bajas de diferente índole -lesión de Gabriel y sanciones de Diakhaby o Roncaglia en diferentes competiciones- se demandaba un paso al frente del marcador albiceleste y éste lo ha dado.

Siempre bien posicionado e imperial en el juego aéreo, el ‘24’ valencianista aporta el temple y la experiencia necesarias para dotar de estabilidad defensiva al conjunto y del marco ideal de desarrollo a su partenaire de turno en el centro de la defensa. A pesar del sambenito de jugador frío, su serenidad es un contrapunto ideal cuando actúa junto a futbolistas más viscerales y agresivos como Gabriel o Roncaglia.

El caso de su compatriota es el más significativo. El fichaje invernal del Valencia llegaba del Celta con el cartel de futbolista venido a menos, errático en lo táctico y con propensión al fallo individual. En sus dos primeros partidos vistiendo la zamarra valencianista ha sido todo lo contrario; un marcador pegajoso, concentrado y que ha levantado los vítores de la grada con sus intervenciones.

Su pareja más habitual -y con la que más congenia- ha sido Gabriel Paulista. Con el brasileño ha jugado 17 partidos encajando 17 tantos entre todas las competiciones. Al lado de Diakhaby, por otra parte, ha actuado cuatro veces encajando únicamente tres tantos. El partido de ambos en Celtic Park fue sensacional. El joven francés es el vivo reflejo de lo que supone jugar con un futbolista de la jerarquía de Garay, el ex del Lyon empieza a mostrar sus dotes con el mejor maestro posible.

Estabilidad clave

Tras dos temporadas en las que tener continuidad parecía misión imposible, Garay ha fortalecido su físico. Actualmente encadena once partidos consecutivos jugando entre todas las competiciones y también once seguidos en el campeonato liguero. De hecho, solamente ha descansado en las primeras rondas de Copa del Rey desde el mes de Diciembre.

En tres temporadas nunca había jugado tantos partidos consecutivos. Su mejor racha con el Valencia hasta la fecha eran nueve partidos seguidos en el ecuador de la 16/17. Para encontrar un momento de regularidad mejor que el actual habría que remontarse a su época en el Zenit, cuando encadenó 15 partidos en 2014.

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar