El Valencia CF ha ido perdiendo jugadoras a medida que ha transcurrido su décima temporada en Liga Iberdrola. Una lista de nombres que tuvieron que frenar ya en la temporada anterior y que se ha ido agrandando debido a las vicisitudes de la mala preparación física en la actual.

Ya son muchas las lesiones en el equipo de Óscar Suárez. Ocho de ellas afectan al Ligamento Cruzado Anterior. Una lesión que se ha ido convirtiendo en un habitual en las alineaciones. Algo con lo que se aprende a convivir sin encontrar ningún motivo y mucho menos solución.

Tras todo esto, ayer se lesionó otro peso pesado de la plantilla. Tras Paula Nicart, Marta Carro o la intermitente ausencia de Mari Paz Vilas, Gio Carreras tuvo que abandonar el Miniestadi con claros problemas físicos y con gestos de dolor. Otra vez, otra lesión. Todavía no hay parte médico pero seguro que más de uno está pensando en ese Ligamento. Los pronósticos son más positivos, pero no deja de ser otra lesión.

Ante todos estos problemas y con muchas jugadoras titulares con sobrecargas o problemas físicos por no recuperarse bien de las lesiones como Cristina Cubedo o Mari Paz Vilas, la solución pasa por mirar a la cantera. El filial ya copa casi todo el banquillo che y si se sigue con esta dinámica, pronto las veremos sobre el terreno de juego. Es más, seguro que una central del segundo equipo valencianista acompañará a Cubedo en la pareja de centrales. No queda nadie para esa posición tras la pérdida de Natalia Gaitán por acumulación de tarjetas.

Generalmente son las primeras filas de soldados las que tienen que hacer las heroicidades en las batallas para conseguir resultados. En este caso no. La última línea será quienes tengan que terminar la temporada. ¿Se imaginan al Valencia de Marcelino terminando la temporada con el filial? Con Kondogbia, Garay, Parejo y Rodrigo lesionados. La diferencia de la rama femenina con la masculina es que ellas ya han cumplido el objetivo; con la permanencia asegurada solo queda terminar lo más alto posible en una competición sin aliciente.

El Valencia CF debe aspirar siempre a ser el mejor en cualquier competición. No confundan esto con ganar siempre y ser campeón de todo. El deporte tiene sus irregularidades que llegan incluso haciendo las cosas bien, pero este no es el caso. El equipo ha visto como iban cayendo jugadoras en momentos puntuales de la temporada y no ha llegado ningún refuerzo de entidad para sustituirlo. Mientras tanto, tranquilos, quedan cinco partidos para que cesen las pesadillas de una temporada que pasará a la historia del olvido. Unas jugadoras fundidas físicamente que han tenido que ser rescatadas por la última línea. Honor a todas ellas.

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar