Etiquetas:
El Valencia ganó por 1-0 en Mestalla ante el CD Ebro pero sin terminar de convencer a su afición. Tras la dura derrota en el Bernabéu y la eliminación de la Champions, el partido ante los aragoneses se presentaba como la oportunidad para los hombres de Marcelino para redimirse. Sin embargo, el partido no fue del todo plácido y, por ello, vamos a analizar los cuatro principales aspectos del partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

1. Trámite superado sin sobresaltos

El Valencia partía con la ventaja que le otorgaba el triunfo por 1-2 en el partido de ida en La Romareda que consumó con una remontada encabezada por Santi Mina. Pero, quedaba algo muy importante, dejar una buena imagen en Mestalla, ante su afición, y ante un rival inferior.

El partido transcurrió sin demasiados sustos para Jaume Domenech que a excepción de una gran parada a un tiro de Gerrit en el ecuador del primer acto y otra intervención a bocajarro en la segunda parte, poco más tuvo que hacer. El Valencia controló la posesión del esférico durante una gran parte de partido y mantuvo al Ebro en su propio campo.

2. Kang-In Lee demuestra su personalidad

El gran destacado del partido no fue otro que el jovencísimo Kang-In Lee. El surcoreano hizo evidente sobre el verde de Mestalla todo lo que lo hace un jugador especial en el Puchades. Ante el CD Ebro, Kang-In se ofreció continuamente a sus compañeros proporcionando así una salida fácil. Además, generó mucho juego para el equipo independientemente de la banda en la que apareciese.

Por si fuera poco, Kang-In Lee fue de los pocos jugadores del Valencia que se atrevió en el uno contra uno frente a los jugadores del conjunto aragonés, dando, de esta forma, verticalidad al juego del equipo de Marcelino García Toral. Asimismo, los minutos en los que el surcoreano se metió a jugar más por dentro fueron especialmente buenos en los que se encargó de filtrar pases y dirigir el juego blanquinegro.

3. Ferrán hace evidente su verticalidad

Aunque la primera parte del internacional sub19 no fue demasiado brillante, el segundo acto que cuajó Ferrán Torres fue de muy alto nivel. El valenciano se atrevió más en el uno contra uno y dio más verticalidad en el flanco derecho del ataque valencianista. El futbolista de Foios demostró su verticalidad e, incluso, estuvo cerca de poner el segundo en el marcador tras una gran jugada individual del área rival en la que dejó a dos rivales en el suelo.

4. Primera parte muy floja

Pese al triunfo final, el rendimiento del equipo dejó bastante que desear, sobre todo en la primera parte. Ninguno de los jugadores (a excepción de Kang-In Lee) parecía estar jugando con la intensidad necesaria como para dar una imagen de compromiso a la afición. Prácticamente todas las segundas jugadas y los rebotes de la primera parte se los llevaron los jugadores del Ebro, dejando en evidencia en muchas ocasiones algunos de los jugadores ché. Esa falta de intensidad fue también la que impidió a los pupilos de Marcelino poder llegar con claridad al área rival y generar, de esa forma, ocasiones claras de gol.

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar