Etiquetas:

David Albelda es considerado por muchos valencianistas como el “eterno capitán” de la entidad blanquinegra. En quince temporadas en el Valencia C.F. fue una pieza básica para entender el ciclo más dorado de la historia del club, que alcanzó sus cotas más altas a principios de siglo. Su carácter, saber estar en el campo y el “equilibrio” que tanto destacaron de él sus entrenadores le llevaron también a ser internacional en 51 ocasiones, disputando dos Mundiales y una Eurocopa. Futbolista importante en la transición hacia la gloria de Luis Aragonés, aquel fatídico 2008 le privó de conseguir coronarse como campeón de Europa, algo que mereció como el que más.

Imagino que estará echando de menos el fútbol estas semanas

Sí, tanto en la Televisión como a nivel personal… Es normal echar de menos el fútbol, algo que siempre ha estado en nuestro día a día

En la Televisión están repitiendo partidos históricos estos días. ¿Los está pudiendo ver?

Pues depende de cómo me pille, he visto alguno que otro, pero ha habido otros que me los he perdido.

¿Y qué dicen sus hijos al verte en la televisión?

El mayor más o menos tiene conciencia, aunque sea de lejos, de que jugué en el Valencia y los pequeños pues me hacen preguntas, si jugué contra Messi y ese tipo de cosas…

Echando la vista atrás, no solamente fue importante en el Valencia, también en la Selección Española, en la que te hiciste un fijo a partir de la Eurocopa de 2004. ¿Cómo lo recuerda?

Portugal era la anfitriona con un gran equipo y Grecia fue la sorpresa. Así y todo creo que tuvimos muy mala suerte en la primera fase y creo por juego que merecimos pasar. Recuerdo el partido contra Grecia que empatamos a uno y fuimos mucho mejores que ellos, pero cuando no entra el balón o tienes un mal día en una competición como la Eurocopa caes.

Había buenos jugadores, una base importante del doblete. ¿Crees que había equipo para más?

Yo creo que hasta que España fue campeona más adelante, la sensación cada vez que íbamos a una fase final era de que se llevaba un buen equipo, pero había muy buenos equipos. España era capaz de ganar al más favorito, pero también creo que había más igualdad de la que hay hoy en día.

¿Cómo se trabajaba en el día a día de la Selección para prepararse?

La selección es difícil, piensa que solamente te juntas muy de vez en cuando y solo compartes mucho tiempo cuando preparas una fase final. Los entrenamientos van un poco en función de cómo llega cada uno de sus equipos, no puedes meter mucha caña porque han sido temporadas largas, todos vienen de equipos potentes en los que han jugado Champions, casi 60 partidos en un año y el seleccionador se tiene que acoplar.

Recuerdo que no tuvimos mucha suerte en el cruce, nos tocaron Grecia y Portugal en el grupo, que luego son los que jugarían la final del campeonato. Era un grupo muy complicado, Portugal era la anfitriona con un gran equipo y Grecia fue la sorpresa. Así y todo creo que tuvimos muy mala suerte en la primera fase y creo por juego que merecimos pasar.

David Albelda fue un pilar fundamental de la Selección Española a principios de los 2000. Foto: Copyright RFEF

Tras esa Eurocopa llega Luis Aragonés y acaba metiendo a la Selección en la buena senda, aunque no exento de críticas

La vida alrededor de la Selección no era fácil, al no conseguirse títulos cada día era un examen, el propio Luis estuvo muy cuestionado en muchos momentos hasta que se ganó la primera Eurocopa. Hasta entonces siempre había alrededor mucha rumorología, muchos cambios de entrenador, nunca gustaban las listas, ni las alineaciones ni nada. No era fácil gestionar todo aquello. Luis necesitó años, hizo cambios de ciclos y al final le salió bien la jugada.

¿Cómo se gestiona ese cambio de ciclo o de estilo que llevó España hasta el juego de toque?

Cada uno tendrá su explicación. Yo creo que Luis Aragonés fue listo y hay algo que para mí ayudó mucho, fueron los años en los que el Barça estuvo a un nivel brutal con mucha gente nacional y que acabaron formando la base de la selección; los Piqué, Xavi, Iniesta, Busquets, Villa… y eso lo reforzabas con otros jugadores en posiciones clave como Sergio Ramos, Casillas en portería y se formó una España algo parecida al estilo de lo que era el Barcelona en aquel momento. Se aprovechó una generación muy buena con un gran trabajo de Luis Aragonés.

Y en una zona tan básica para el juego de España como el centro del campo. ¿Cómo se adapta Albelda a ese estilo cuando en el Valencia se jugaba uno muy diferente?

Aunque el sistema y el estilo cambiara a nivel global, es verdad que el trabajo de la figura del ‘6’ en ese momento era muy parecido, guardar la espalda a los Xavi, Iniesta, Silva, los puntas… Para que ellos tuvieran más profundidad. Creo que no hubo mucho cambio, de hecho cuando por circunstancias de la vida yo no pude ir a la Eurocopa que se ganó, el que siguió jugando en ese lugar fue Marcos Senna, o a veces se jugaba incluso con tres medios centros con Xabi Alonso, Busquets… en función de lo que Luis considerase. Pero eso no hacía perder o desaprovechar la calidad de los hombres ofensivos.

Aunque el sistema y el estilo cambiara a nivel global, es verdad que el trabajo de la figura del ‘6’ en ese momento era muy parecido, guardar la espalda a los Xavi, Iniesta, Silva, los puntas… Para que ellos tuvieran más profundidad

Cuando al principio se da el caso Koeman, Luis le vuelve a llamar, parece que si la situación se hubiera reencauzado antes le habría esperado

A mí se me aparta en diciembre y en enero me lleva a mi último partido con la Selección. Desde entonces solamente pude jugar dos o tres partidos desde que echan a Koeman y coge Voro el testigo, pero había estado unos cinco o seis meses sin competir y era demasiado tiempo fuera para saltar de eso a jugar con la selección.

Durante aquello el seleccionador le echó varios capotes. ¿Lo agradeció?

Sí, cuando tú ves gestos de gente importante del fútbol te sientes arropado y se agradece.

Al final la sensación que le queda es que podía haber sido campeón de Europa

Sí, porque ese era el grupo con el que yo estaba compartiendo la clasificación. Cuando yo juego mi último partido con la Selección llevábamos unos 16 partidos sin perder y yo tengo la sensación de que ahí se está forjando el equipo campeón, en el que yo aportaba mi granito. Estaba dentro de ese grupo con el que estábamos creciendo. Luego el grupo siguió con esa dinámica ganadora y nos hizo disfrutar todo lo que hemos disfrutado

De cara a la próxima Eurocopa las últimas noticias es que se ha aplazado un año. ¿A qué jugadores del Valencia crees que les puede beneficiar o perjudicar?

Es muy difícil hablar a larga distancia con una selección porque de una temporada a otra hay cambios muy volátiles. Hay jugadores que un año están fantásticamente bien y el otro están irreconocibles. Sí que tengo claro que esta circunstancia puede beneficiar a los más jóvenes como Ferran y compañía, que igual les faltaba ese pequeño tiempo para debutar y consolidarse.

La gente que igual supera los 30 años habrá que estar muy pendiente cómo se desarrolla la temporada que viene. Cuando te haces más mayor es más difícil mantener tu mejor nivel, pero es verdad que a los jóvenes el aplazamiento les viene bien.

Al nivel de Parejo las últimas temporadas ¿Lo ve capacitado para llevar los mandos de la Selección?

Cuando juegas en tu club es diferente, tienes la confianza, conoces el ecosistema, el club por dentro y sabes manejarte. Creo que Dani en el Valencia ha encontrado todo eso. Cuando vas a la Selección es un papel diferente, cuando vas allí te limitas a entrenar y jugar, pero no sabes nada de lo que hay alrededor. Después es un tema de estilos, sistemas, competencia en la misma posición, lo que quiere el entrenador…. ¿Dani tiene nivel y calidad para ir? Yo creo que sí. Pero hay muchos jugadores que no llegaron a la Selección y podrían haber estado. En la posición de Dani hay gente de mucho nivel y de diferentes tipologías y para un seleccionador es difícil elegir cuando hay tanto material.

Vicente Rodríguez en su única gran competición

El compañero de David Albelda en el histórico doblete jugó en Portugal su único gran campeonato con ‘La Roja’ y fue de los jugadores más destacados.

Contaba con la confianza de Luis Aragonés

El seleccionador no le pudo llevar a la Eurocopa de 2008 a causa de la situación a la que lo llevó Ronald Koeman, pero siempre confió en él para dar equilibrio al centro del campo. 

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar