Etiquetas:
El Valencia gana 1-2 en La Romareda ante el CD Ebro, pero sin cambiar la imagen que venía dando en los últimos encuentros. Los único resaltable del triunfo en la Copa del Rey fue la reaparición de un Santi Mina que tras recuperarse de su lesión ha salvado los muebles en territorio aragonés.

El delantero gallego ha salvado al Valencia CF de un ridículo que hubiese dejado mucho más mermada la imagen del cuadro blanquinegro de cara a la afición. El partido de ida de dieciseisavos de final no ha hecho más que demostrar la inoperancia ofensiva del equipo que no ha generado apenas ocasiones de gol claras a excepción de un tiro de Gameiro en la primera parte, un palo de Kangin y los goles de Santi Mina. De hecho, el Valencia no marcaba dos goles en un partido oficial desde el empate 2-2 en el Ciutat de Valencia en el encuentro correspondiente a la tercera jornada liguera.

El Ebro ya tenía una experiencia reciente ante un equipo de la escuela ché. En la primera jornada de liga en el Grupo III de Segunda División B vio como el Valencia Mestalla le pasaba por encima cono un 2-0 en el Antonio Puchades. Con ello queda en evidencia que el problema del Valencia ya no es tanto de calidad, sino más bien de propuesta futbolística. El equipo no tiene claridad en línea de tres cuartos y propone un juego muy plano en el que no hay profundidad ninguna. Prueba de ello es que la mayor concentración de los ataques del Valencia ante el Ebro han llegado por las bandas en vez de buscar combinaciones por dentro. Tan solo una combinación entre Batshuayi, Kang In Lee y Santi Mina en el segundo acto desestabilizó el entramado defensivo del conjunto aragonés.

Tras el partido ante el CD Ebro lo que es evidente es que Santi Mina se ha ganado la titularidad del conjunto valencianista. Puede que el delantero gallego no sea brillante en acciones fuera del área y no sea muy hábil a la hora de regatear, pero si hay algo que aporta Mina es que tiene mucha más hambre de cara a gol que el resto. Otra de las características que hace de Santi Mina un delantero merecedor de un puesto en el once es la intensidad con la que juega siempre que Marcelino le da minutos, algo de lo que carecen, a día de hoy, los demás delanteros del Valencia CF.

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar