El Valencia ha vuelto a una final once años después y en la resaca de esta noche histórica me van a permitir la licencia de hablar de sentimentalismo a riesgo de que se me tilde de provinciano. Me da igual. Tiempo habrá de analizar el gran planteamiento de Marcelino en la presión, la sobriedad defensiva o el factor Rodrigo.

Lo que se vivió en Mestalla y sus aledaños fue algo único y que todo el valencianismo anhelaba y meritaba, pero si hay algún colectivo que lo merecía más que nadie son los más pequeños. Me explico.

Vivimos en una época gobernada por una dictadura bicéfala Madrid-Barça instigada por la propia competición y respaldada por el aparato mediático. Una polarización que ha derivado en que los colegios y los parques se llenen de niños culés y madridistas. El camino fácil en detrimento del equipo de la tierra se ha convertido en nuestros días en una triste y peligrosa constante.

Inmiscuidos en este hirviente caldo de cultivo, la noche de ayer cobra especial significación para aquellos que tomaron la senda del ‘patiment’ y las mil decepciones por cada alegría, a sabiendas, eso sí, que el estallido de felicidad con los triunfos no tiene parangón alguno.

Y es que esta reflexión nace de observar ayer las caras de niñas como Claudia en el pitido final. Con no más de cinco años de edad, camiseta del centenario y un pase en Sillas Gol Sur, ni los horarios ni las malas dinámicas le frenan en su cometido de animar al Valencia cada partido.

Esta columna va dedicada, por tanto, a una incipiente generación de valientes ‘nanos’ que los mayores éxitos blanquinegros que conocen son los que sus padres y madres les hayan podido transmitir, pero que se enamoraron del murciélago al calor de Mestalla. No se van a arrepentir.

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar