Etiquetas:

La tardanza del Valencia en cerrar los fichajes para la delantera y la banda izquierda están generando cierto nerviosismo en la afición. La obligación de dar la talla en la máxima competición continental obliga al club a fichar a jugadores de un nivel contrastado allí donde tiene carencias y la dilación en las llegadas de Gameiro o Gonçalo Guedes pueden conducir a la impaciencia.

Si atendemos al precedente de la pasada campaña, esperar al tramo final del mercado fue la clave para armar el equipo que llevó al Valencia C.F. de nuevo a la UEFA Champions League. El tan ansiado Guedes llegó a media hora del cierre y los Kondogbia, Paulista o Murillo en las últimas dos semanas. Sobre la demora en las llegadas, Marcelino aseveró lo siguiente: «Vamos a esperar dentro de nuestras posibilidades de mercado a aquellos que creemos que complementan y mejoran nuestra plantilla. Si tenemos que esperar al 31 de agosto, esperaremos». 

Es cierto que lo óptimo sería poder contar cuanto antes con las piezas que conformarán la plantilla, pero creo que la paciencia es la política correcta, tal y como está el mercado. El Valencia no puede competir con los transatlánticos económicos en la burbuja que se ha convertido el mercado, por lo que si quiere aspirar a fichar jugadores de postín ha de moverse en otros tiempos. Con la cabeza más fría.

Al respecto de la primera frase de Marcelino, parece claro que el club blanquinegro prefiere fichar a un jugador de consenso y con el aval del cuerpo técnico el último minuto del mercado antes que dejarse llevar por las prisas y traer un futbolista cuyo encaje en el equipo sea una incógnita. Mejor primeras opciones al final que medianías al principio.

Si a día de hoy Kondogbia es jugador del Valencia es debido a que Mateu Alemany prefirió hacerse fuerte en el tira y afloja con el Inter de Milán en lugar de desechar la operación ante las complicaciones impuestas por los neroazzurri. Se peleó por la primera opción pagando el peaje de que no hiciese la pretemporada con los que iban a ser sus nuevos compañeros. Esta operación fue el claro ejemplo de cómo afrontó el conjunto de Mestalla la ventana de fichajes.

Este verano el club está adoptando el mismo modus operandi para confeccionar una plantilla de garantías. A mi juicio, se acierta de lleno gestionando con calma el mercado y si Mateu ya consiguió una vez traer refuerzos de nivel con menos cosas que ofrecer -el Valencia no tenía la baza de jugar competición europea- ¿Por qué no va a repetirlo en un año tan estimulante como el del centenario? Tengo la convicción de que llegarán jugadores Champions.

 

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar