Etiquetas:

Corría el cinco de febrero de 1975 y el estadio Luis Casanova se engalanaba para albergar por segunda vez -primera desde el cambio de nombre- un partido oficial de la Selección Española. El conjunto de Ladislao Kubala afrontaba el reto de meterse en la fase final de la Eurocopa de Yugoslavia después de no haber participado en el Mundial del 74 y Escocia era uno de los rivales a batir para conseguirlo. El duelo acabaría con empate a uno, pero el público pudo disfrutar en directo de dos de los suyos –Juan Cruz Sol y Pep Claramunt- en un compromiso internacional. El gran ambiente, de hecho, hizo ganar puntos al estadio valencianista como sede para compromisos futuros.

Aquel año el Valencia C.F. atravesaba su peor temporada en Primera División hasta la fecha con el serbio Milovan Ciric en el banquillo. Los blanquinegros no lograban alzar el vuelo en su intento de volver a ser el equipo rocoso de principios de la década con Alfredo Di Stefano a los mandos. A pesar del mal momento del equipo, el seleccionador español siguió confiando en  Sol y Claramunt, pues llevaban un lustro siendo dos de sus principales baluartes y su rendimiento individual estaba fuera de toda duda.

El centrocampista de Puçol, de hecho, llevó el brazalete de capitán y protagonizó la imagen de la noche. La entidad valencianista, tal y como recoge la Federación en su web, regaló naranjas de L’Horta a los árbitros y a sendos capitanes en el sorteo de campos, una tradición que ya tenía en los duelos internacionales de clubes, pero que estrenó ese día a nivel de selecciones. En el verde no se vio el mayor espectáculo, el campo estaba blando a causa de las lluvias, la temperatura era fresca y el cielo se mantuvo encapotado toda la contienda, tal y como señala el historiador Enrique Miquel Benedicto en su libro ‘Un club de leyenda’.

Además de ver el desempeño de los valencianistas, uno de los principales alicientes estuvo en ver a un emergente Kenny Dalglish. El delantero escocés, que ya lideraba por aquel entonces a su selección, se acabaría convirtiendo en el mejor jugador de su historia. El gol británico, no obstante, lo marcaba su compañero Joe Jordan en el minuto uno, lo que obligó a España a reaccionar para acabar salvando un empate en la segunda mitad a través de Alfredo Megido, que había entrado de refresco cuatro minutos antes. 

A pesar de finalizar en tablas el partido, el equipo de Kubala siguió liderando su grupo por delante de Rumanía, a la que arrebató un puesto en los cuartos de final. El feudo valencianista, de hecho, gustó a los responsables de la selección, tal y como reconoció el seleccionador nacional en Las Provincias años más tarde tras volver a visitar el Luis Casanova. En la siguiente fase clasificatoria, de hecho, albergó dos de los tres encuentros de España como local convirtiéndose en una de las ‘casas’ de la selección en el segundo lustro de los 70.

España 1 – 1 Escocia

Goles: Joe Jordan (Min.1)  y Alfredo Megido (Min. 67)

Fecha: 5/2/1975

Ronda: Fase preliminar de la Eurocopa de 1976

Estadio: Mestalla

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar