Cuatro jugadores del Valencia Mestalla se han colado en la convocatoria copera de Marcelino. Hugo Guillamón, Uros Racic, Kangin Lee o Álex Blanco viajarán a tierras aragonesas para aportar frescura a un equipo mentalmente bloqueado.

Los canteranos, que viajan con la ilusión de hacerse un hueco en el primer equipo a medio plazo, serán el contrapunto en un equipo que está atravesando muchas dificultades para gustarse sobre el terreno de juego. De hecho, Marcelino confirmó en rueda de prensa que alguno de ellos podría salir como titular.

 

Hugo Guillamón

 

Hugo Guillamón, capitán en la Youth League – VCF

El futbolista de la Eliana está creciendo mucho esta última campaña. Aterrizó en el Mestalla de la mano de Miguel Grau la pasada temporada y ha contado para el técnico de Yátova tanto como defensor central como actuando de pivote defensivo.

El joven valenciano es uno de los líderes del juvenil en la Youth League, donde domina el centro del campo y ostenta la capitanía, y se ha asentado en el centro de la defensa del filial.

Actuando en la retaguardia su principal fuerte es la salida limpia del esférico. Guillamón es capaz de batir líneas en conducción y filtrar pases desde atrás. Debido a su menor envergadura, su principal fuerte a la hora de defender es la anticipación, la velocidad y la inteligencia. No necesita ir al cuerpo a cuerpo con el delantero para ganarle la pelota. El juego aéreo es el principal hándicap.

Actuando en el centro del campo, por otra parte, también explota al máximo su buen trato de balón y orquesta el juego desde la base de la jugada. Se incrusta entre centrales y da una salida eficiente al balón. Además, tiene un gran nivel táctico que le permite robar y estar siempre bien colocado.

 

Álex Blanco

 

Álex Blanco, un puñal por las bandas – VCF

El extremo de Benidorm está siendo uno de los jugadores más destacados del Valencia Mestalla. Indiscutible para Miguel Grau desde la temporada pasada, hablamos de un atacante zurdo de muy buen pie, con un cambio de ritmo poderoso, atrevimiento y mucha pegada. Sin ser delantero lleva ocho goles en cuarenta partidos en Segunda ‘B’.

A pesar de que Marcelino le probó como segundo punta en pretemporada, Blanco es un jugador de banda. En las últimas dos temporadas ha actuado en ambos perfiles, tanto en el izquierdo buscando la línea de fondo como en el derecho trazando peligrosas diagonales.

Es un futbolista que se ha visto beneficiado por el juego de transiciones rápidas que practica el filial y es especialmente peligroso con espacios. Está mejorando en la toma de decisiones.

 

Kangin Lee

 

Kangin Lee, atrevimiento y creatividad – VCF

El jugador surcoreano se destapó al gran público el pasado verano dejando destellos de gran calidad en su pretemporada con el primer equipo y esta semana ha vuelto a ser viral por anotar un gol por la escuadra desde cerca de 30 metros con el Mestalla.

En su caso, como el de muchos otros, ha sido clave la figura de Miguel Grau para consumar una cómoda transición desde la categoría juvenil a la dureza de la categoría de bronce. Acabó el año pasado siendo un jugador importante y ésta es absolutamente clave en el engranaje ofensivo del filial.

Kangin puede jugar en cualquier posición de la mediapunta, tanto en las bandas como acompañando al ‘9’ principal. Desborde, potencia de arranque -tiene un importante tren inferior- y mucha imaginación describen a un futbolista llamado a irrumpir con fuerza a medio plazo.

Independientemente de la posición que ocupe de partida -de ‘10’ es dónde más cómodo se encuentra- es un jugador al que le gusta ser tremendamente influyente en el juego del equipo. Se ofrece constantemente, combina con sus compañeros, baja incluso a la base de la jugada y, sobre todo, filtra pases que el común de los futbolistas ni ve.

 

Uros Racic

 

Está jugando de ‘8’ con vuelo – VCF

El serbio se encuentra cogiendo experiencia en el Mestalla a expensas de poder dar el salto a una categoría superior en España. Desde su llegada ha jugado todos los partidos en los que no tenía compromisos internacionales y se ha ganado un puesto importante en la medular.

Contrariamente a lo que se apuntaba a su llegada, no está actuando como centrocampista destructor -o ‘6’- sino que está jugando escalonado, unos metros por delante de Miki Muñoz.

Más que un jugador de creación, Racic es un medio centro box-to-box, con una importante zancada que le permite abarcar mucho campo y una envergadura que le favorece a la hora de meter el cuerpo para robar y en el juego áereo -de hecho, el portero suele buscarle por arriba cuando saca el balón en largo-.

Su juego denota que se siente superior en el plano físico a sus rivales y si no acaba de contar para el primer equipo, deja en evidencia que le vendría bien jugar en una categoría superior a partir del mes de enero.

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar