Etiquetas:
El paso del Valencia por la UEFA Youth League ha sido decepcionante a nivel de resultados. El cuadro juvenil, dirigido por Miguel Ángel Ferrer Mista, se marcha de la competición con un punto sumado, cuatro goles marcados y catorce encajados. Diferentes aspectos han condicionado este duro regreso a la competición continental.

Probablemente el más importante haya sido la bisoñez del equipo. Mientras que los jugadores de la Juventus y el Machester United compiten cada año en torneos de estas características, en el Valencia eran todos debutantes, lo que se ha notado mucho a la hora de gestionar los partidos.

El Valencia ha comparecido a esta competición con una media de edad baja, con muchas apuestas de futuro y jugadores llamados a dominar la competición en una o dos temporadas si el conjunto de Mestalla sigue jugándola. El ritmo competitivo de futbolistas como Tahith Chong, Ángel Gomes, Ethan Laird, Petrelli o Nicolussi Caviglia, que ya disputaron la edición anterior, ha sido demasiado alto para un los rookies valencianistas.

Ligado a ello, por tanto, está la inmensa diferencia física mostrada. A excepción de algún jugador como Vicente Esquerdo, Carlos Badal o Pascu, los futbolistas blanquinegros se han visto superados en envergadura en todo momento, sobre todo por los jugadores de origen africano. La sensación de exuberancia física de los rivales contrastaba con la de unos jugadores que, pese al dejar muestras de su talento, están por cuajar en ese sentido todavía.

La última vez que la Academia jugó el campeonato, por el contrario, se presentó con un equipo más maduro. Antonio Sivera, Javi Jiménez, Lato, Carlos Soler o Rafa Mir conformaban una escuadra más curtida a nivel físico y competitivo. Cayeron en octavos ante el Chelsea -que acabaría siendo campeón- en un escándalo arbitral en la tanda de penaltis con un gol injustamente anulado a Alberto Gil.

Derrota en las áreas

Otro aspecto de importancia capital ha sido la pérdida de las áreas. A pesar de que los números son lapidarios en contra del juvenil valencianista, la realidad no se corresponde con un bagaje tan pobre. Salvo el partido de ida contra el Manchester, los blanquinegros han competido por la posesión y el dominio en todos los partidos -ganando en muchos casos en estas facetas-, pero han perdido en las zonas más determinantes en el mundo del fútbol: las áreas.

En la zona de castigo propia se ha adolecido en ocasiones de una falta de contundencia que los rivales no han dudado en penalizar. Futbolistas como Petrelli, el ‘9’ de la Juve o Chong, la estrella del United, han sido devastadores en los últimos metros gracias a una potencia arrolladora.

En los últimos metros en fase de ataque, por el contrario, la mayor carencia ha sido la falta de determinación. Los jugadores de Mista han hilvanado jugadas y generado llegadas con peligro, pero los defensas rivales han logrado imponer su ley en todo momento contra los atacantes valencianistas.

Leer más: La lectura positiva de la Youth League

Compartir

Esta página web usa cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Cerrar